Atraer Prospectos (Leads) Calificados

Una crisis de confianza ha impactado las relaciones con clientes en todas las industrias. La intuición nos dice que la confianza si importa; Los datos nos muestran que la confianza es fundamental para el progreso económico y social, para mantener relaciones basadas en valor, relaciones de largo plazo.

Ni los académicos ni los líderes empresariales han establecido un consenso sobre qué es la confianza, y mucho menos sobre cómo cultivarla.

En Caxando nos basamos en décadas de datos y experiencias comerciales de  consumidores como usted y yo, ciencia de la vida real y estudios de casos para identificar las características más importantes de la confianza y su creciente valor comercial, lo que nos permite establecer los siguientes puntos:

El comportamiento de confianza del consumidor ha cambiado:
Los datos demuestran que la confianza del consumidor no está disminuyendo. Los modelos de negocio innovadores y los nuevos hábitos de comportamiento social y cultural han alterado cómo y quién se genera confianza en los consumidores.

La confianza debe ser un imperativo empresarial superior:
La confianza es el aceite social y económico que impulsa el progreso con clientes, empleados, proveedores e inversionistas.

Cultivar la confianza a través de la percepción y la experiencia:
Una relación de confianza comienza con percepciones claras y precisas de una marca, así como de sus valores y reputación, requiere una experiencia de cliente de alta calidad, interacciones frecuentes y respeto a la intimidad.

Caxando le permite construir relaciones de confianza con sus prospectos y clientes orquestando los canales de email, sms y voz, para mover de manera dinámica su web, redes sociales y dispositivos móviles.

Con Caxando usted puede crear landing pages, completar formularios programar y mantener a sus clientes conectados con su marca, con el mensaje apropiado, por el canal adecuado, en el momento perfecto.

Caxando DRIPS

SABEMOS QUE EL "VIAJE DE CONFIANZA" DEL CONSUMIDOR CAMBÍO

Hay muchas razones para creer que la confianza del consumidor está en peligro. Sin embargo, nuestra investigación sobre la naturaleza de la confianza y el comportamiento del consumidor demuestra que no solo está viva y coleando; está en auge.

Si no puede verlo, es probable que se deba a que la confianza del consumidor se manifiesta en lugares que con demasiada frecuencia están en el punto ciego.

Los titulares de  medios de comunicación denuncian una crisis en la confianza pública. Después de una década sacudida por la Gran Recesión y un clima político volátil, en el que el Diccionario de Inglés de Oxford denominó «pos-verdad» una de sus palabras del año, muchas personas lamentan la pérdida de confianza como una virtud social y advierten contra una orden moral debilitado.

La pandemia de COVID-19 ha agravado esto: el 40% de los adultos tienen miedo de regresar al trabajo; El 40% está preocupado por el ritmo de respuesta del gobierno, la precisión de los consejos y la velocidad de acción para estabilizar la economía; y el 69% está convencido de que las marcas no han hecho lo suficiente para proteger el bienestar de las  personas.

Los consumidores pueden sentir que se les deja a su suerte en un mundo sombrío y sin confianza.

La confianza del consumidor está desarrollando en nuevos lugares, lugares digitales, en su móvil, en sus redes sociales, en su vida no presencial. 

La realidad es que los humanos nacemos para confiar; la confianza está programada dentro de nosotros, y confiamos instintivamente. La verdadera crisis de confianza no es que los consumidores no confíen: es que los consumidores no confían en usted, en su marca.

A diferencia de un recurso natural finito, la confianza es infinita. Los datos demuestran que la confianza del consumidor no está disminuyendo; en cambio, los consumidores confían en nuevas entidades por nuevas razones.

Están redirigiendo su confianza para crear nuevos mercados y normas culturales. 

La confianza del consumidor está desarrollando en nuevos lugares, lugares digitales, en su móvil, en sus redes sociales, en su vida no presencial. 

La realidad es que los humanos nacemos para confiar; la confianza está programada dentro de nosotros, y confiamos instintivamente. La verdadera crisis de confianza no es que los consumidores no confíen: es que los consumidores no confían en usted, en su marca.

A diferencia de un recurso natural finito, la confianza es infinita. Los datos demuestran que la confianza del consumidor no está disminuyendo; en cambio, los consumidores confían en nuevas entidades por nuevas razones.

Están redirigiendo su confianza para crear nuevos mercados y normas culturales.